Cava vs Champagne

cava vs champagne diferencias doowine

Llegando estas fechas navideñas, resulta curioso ver el porqué de empeñarse en encontrar motivos para posicionar de forma general a uno de los dos espumosos por encima del otro en cuestiones de calidad. ¡El Champagne es mucho mejor! ¡El Cava es más fresco!
Estos debates no facilitan la diferenciación de dos vinos espumosos del gran prestigio ganado por méritos propios y completamente distintos en numerosas cuestiones, como son la zona de producción, variedades utilizadas, clima… Cierto es que el método de elaboración es similar, basado en la segunda fermentación en botella (Método Champenoise), pero aunque ésta sea una cuestión importante, a nadie se le ocurre comparar un verdejo de Rueda con un moscatel seco de Málaga, aunque las fases fundamentales de la elaboración sean similares.
Para argumentar esta postura vamos a comentar las diferencias más importantes por las cuales el Cava y el Champagne se tienen que considerar dos espumosos con personalidad propia.

El clima es quizá, el factor más diferenciador de todos, puesto que condiciona enormemente las características de la uva. La región de Champagne se encuentra en la parte septentrional de Francia por lo que la pluviometría es muy superior a la registrada en las zonas de elaboración del cava y las horas de sol son mucho más escasas. El resultado son vinos base más ácidos y menos azucarados en el caso del Champagne, por lo que a la hora de realizar la segunda fermentación se necesitará adicionar azúcar para que ésta se pueda llevar a cabo. Esto influirá en el carácter organoléptico del producto final de forma decisiva.
En el caso del Cava, aunque hay otras variedades admitidas, las principales para su elaboración son la Macabeo, Parellada y Xarel.lo. Las tres son blancas a diferencia del Champagne en el que se utilizan la Chardonnay, Pinot Noir y Pinot Meunier. Las dos últimas son tintas, de tal forma que para evitar que la materia colorante del hollejo pase al mosto, el prensado deberá ser rápido y poco agresivo. Esta particularidad hace que cuando un Champagne se elabora únicamente con Chardonnay, se indique con la denominación Blanc de Blancs en la etiqueta de la botella.
Otra gran diferencia es la añada de los coupages empleados. En el caso del Cava, el coupage de variedades utilizado pertenece a una misma añada. Sin embargo en el caso del Champagne se ensamblan los coupages de varios años para obtener un producto final equilibrado. De forma excepcional, si una añada es excelente, se elaborará únicamente con esa añada y se indicará en la etiqueta el año que corresponda. Este tipo de Champagne se denomina Millésime.

Estas diferencias explican el hecho de que aunque se trate de dos tipos de vino de elaboraciones muy semejantes, las características propias en si sean muy diferentes, por lo que establecer comparaciones para determinar cuál de los dos es mejor, no tiene mucho sentido. Basta con admirar la cava Recaredo, con sus cavas 100% ecológicos y biodinámicos, de enorme calidad y que gozan de gran prestigio y reconocimiento a nivel mundial.

Deja un comentario