La variedad tempranillo peludo

Para muchos de nosotros escuchar la palabra tempranillo no nos resulta extraño, pero sin embargo, cuando se le acompaña de ‘peludo’, el tema cambia. Existe una variedad de tempranillo para muchos desconocida, que es la tempranillo peludo, la cual se estima es la variedad de tempranillo autóctona de La Rioja. El tempranillo que todos conocemos es realmente la tempranillo lampiño, de mayor producción, menos afrutada y más brillante (entre otras características) que su ‘hermana’ la tempranillo peludo.

La característica más representativa y el porqué de su nombre, es por unas vellosidades que le salen en el envés de la hoja y que en la tempranillo lampiño no aparecen, tal y como vemos en la foto de la izquierda (tempranillo lampiño) y en la foto de la derecha, la peludo. Es peculiar también de la tempranillo peludo, el aspecto que presenta en vendimias y es que deja caer pronto las hojas basales, dejando así al aire escasos racimos que reciben de manera fácil la iluminación para su maduración.

HojaTempranilloTempraPeludo

El hábitat actual de la tempranillo peludo es difuso, aunque las concentraciones mayores se encuentran sobretodo en la zona de la Sonsierra y la zona de Rioja-Alavesa. El vino de la Tempranillo peludo es más afrutado y suave, mientras que el de lampiño es de inferior calidad, al menos a la hora de elaborar vino joven. No está establecida una diferenciación definida para la crianza, aunque sí para los vinos de maceración carbónica, donde rinde mejor y da más calidad la tempranillo peludo.

Uno de los vinos más representativos de tempranillo peludo quizá sea el San Vicente de la Bodega Señorío de San Vicente, de los Eguren. Una auténtica delicia al paladar con su fruta y su redondez que le hacen ser un vino muy apetecible y valorado.

Deja un comentario